Cebolla: propiedades, beneficios y contraindicaciones

Se puede decir que el ajo y la cebolla, dos condimentos omnipresentes en la dieta mediterránea, son la panacea universal, pues atesoran más propiedades alimenticias y curativas que cualquier otra especia.

Cebolla: propiedades, beneficios y contraindicaciones

En Most Dear seleccionamos de forma independiente todos los productos. Lo que compres a través de nuestros enlaces puede hacernos ganar una comisión sin coste adicional para ti, saber más.

La cebolla contiene un aceite volátil rico en azufre, de sabor acre, que irrita los ojos y hace llorar. Procede de Asia. Como condimento, su empleo en guisos, sopas y ensaladas es prácticamente ilimitado.

Posee numerosas propiedades terapéuticas. Sus virtudes “depurativas” son tales que la cebolla suele formar parte de casi todos los tratamientos médicos contra la diabetes.

Su acción antigripal es similar a la que ejercen las sulfamidas. Combate eficazmente las afecciones respiratorias debido a sus importantes propiedades antibióticas.

Estas propiedades se dan en crudo, pero pierden su eficacia en la cocción. Por lo demás, la cebolla está contraindicada en los casos de hiperclorhidria, o sea, cuando se manifiestan habituales dolores de estómago.

Propiedades y beneficios

La cebolla es una planta cuyo bulbo es comestible. Es una planta que para los arqueólogos y botánicos ha representado un desafío, pues ya que se trata de una planta pequeña y debido a su composición casi no deja rastros, no existe ninguna opinión certera acerca del lugar exacto del origen de esta planta, ni de su fecha de aparición.

Aunque muchos creen que tuvo su origen en la región central del continente asiático, otros afirman que es una planta nativa de Irán y el oeste de Pakistán.

De la misma manera, sin ningún acuerdo definitivo, los expertos creen que la cebolla se ha cultivado durante más de 5000 años. Aunque algunos aseguran que de forma silvestre la cebolla ha sido consumida desde antes de que el hombre inventara un lenguaje escrito y aún antes de que se desarrollara la agricultura.

Lo que es un hecho es que en diversas culturas la cebolla ha sido un elemento indispensable de la dieta y un alimento utilizado para curar distintos males.

Las cebollas han ayudado a curar casi cualquier enfermedad, desde simples resfriados hasta enfermedades del corazón, diabetes y muchos otros padecimientos.

La cultura azteca fue una de las que hizo un uso exhaustivo de este alimento, la mayoría de los platillos que prevalecen de dicha cultura tienen a la cebolla como ingrediente fundamental.

Para qué sirve la cebolla

Es cierto que aún hoy en día encontramos a la cebolla hasta en los alimentos más comunes, por ejemplo, en la comida rápida, en una hamburguesa o una pizza, y hasta en platillos sofisticados de la alta cocina. Lo que también es cierto es que no todos conocen su gran gama de propiedades saludables.

  • La planta de cebolla posee un número increíble de propiedades. Para comenzar, una cebolla contiene sólo 45 calorías por porción.
  • La cebolla no contiene colesterol y es baja en sodio, lo cual la hace un alimento muy ligero e ideal para una dieta.
  • La cebolla es una excelente fuente de fibra, lo cual activa el sistema digestivo y lo mantiene saludable.
  • Diversos compuestos de la cebolla benefician la salud cardiovascular.
  • Otra de las propiedades de la cebolla es su alto contenido de vitamina C, que ayuda en gran medida a curar diversas enfermedades.
  • Posee compuestos antiinflamatorios útiles para distintos padecimientos.
  • Uno de los más poderosos antioxidantes, la quercitina, se encuentra disponible en las cebollas; uno de sus beneficios es la prevención del cáncer.
  • La cebolla y la salud del sistema cardiovascular
  • La cebolla contiene sulfuros que tienen la característica de adelgazar la sangre, reduciendo la cantidad de lípidos en ésta y con ello, se reduce la presión arterial. Los flavonoides presentes en la cebolla, los cuales son compuestos que la planta utiliza para su desarrollo, ayudan a evitar la coagulación de la sangre y el consumo continuo de la cebolla ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares, por ejemplo el desarrollo de un trombo.
  • La cebolla y su acción antiinflamatoria y antibacteriana
  • Las cebolla pertenecen al genero Alliums, todos los miembros de esta especie de plantas tienen propiedades antiinflamatorias puesto que tienen cualidades antibacterianas y antimicóticas gracias a los fitoquímicos que poseen.

En sí, el efecto se puede comparar al de un antibiótico, lo cual hace de la cebolla un coadyuvante en el tratamiento de resfriados, congestiones nasales, infecciones y algunos dolores producidos por inflamación.

Para obtener un buen efecto de esta propiedad, la cebolla puede hervirse con un poco de miel y después ingerirse la infusión; también se puede untar la cebolla directamente sobre un área inflamada o infectada.

Prevención y tratamiento de cáncer

La quercitina, por su acción antioxidante, reduce el tamaño y la cantidad de las lesiones en el tracto intestinal que pueden desarrollar cáncer.

Además de la quercitina, la cebolla contiene otros antioxidantes, como la vitamina C, que en conjunto combaten a los radicales libres y reducen las probabilidades de desarrollar cáncer.

Igualmente, otros compuestos en esta planta tienen características que evitan la multiplicación de las células cancerígenas.

Otros beneficios de la cebolla

La vitamina C también ayuda a combatir enfermedades inflamatorias como la artritis y mantiene un sistema inmune saludable.

Una más de las propiedades de la cebolla es una sustancia llamada Condrocitos de la Placa de Crecimiento (GPCs, por sus siglas en inglés) favorece la salud de los huesos inhibiendo la función de los osteoclastos, unas células que descomponen el tejido óseo.

Los prebióticos presentes en la cebolla favorecen el desarrollo de bacterias benéficas (probióticos) que ayudan a la digestión.

Contraindicaciones de la cebolla

Siempre que se consuma en cantidades mesuradas, la cebolla no representa ningún riesgo. Sin embargo, debido a que puede disminuir el azúcar en la sangre, se recomienda que los diabéticos revisen sus niveles de azúcar al ingerir cebolla en cantidades considerables.

Algunos medicamentos que reaccionan con los componentes de la cebolla son la aspririna, los medicamentos para la diabetes, los anticoagulantes y antiplaquetarios, y el litio. Se debe consultar a un médico para conocer qué efectos puede tener el consumo de cebolla si toma alguno de dichos medicamentos.

Planta

Cebolla, nombre común de un género de hierbas bianuales de la familia de las Liliáceas, nativo de Asia pero cultivado en regiones templadas y subtropicales desde hace miles de años.

La verdadera cebolla es una planta bulbosa con hojas cilíndricas largas, huecas y engrosadas en la base que constituyen la mayor parte del bulbo.

Las flores, blancas o rosadas y dispuestas en umbelas, tienen seis sépalos, seis pétalos, seis estambres y un solo pistilo.

Los frutos son pequeñas cápsulas llenas de semillas muy pequeñas. Ciertas variedades forman en lugar de flores unos bulbillos que pueden enterrarse para obtener nuevas plantas.

La planta de la cebolla contiene esencias volátiles sulfurosas que le confieren el sabor picante característico; uno de los componentes de estas esencias se disuelve con rapidez en agua y produce ácido sulfúrico; éste puede formarse en la película lacrimal que recubre el ojo, y por eso se llora al cortar cebolla.

La cebolla es una de las verduras más versátiles. Se consume cruda en ensalada, cocinada, preparada en diversas salmueras, y también como condimento culinario. Deshidratada, se emplea mucho para aromatizar sopas y estofados.

En medicina, es diurética, y muy rica en vitamina C. Evita la caída del cabello y la infección de heridas pequeñas. También evita el estreñimiento, los cólicos nefríticos y alivia los síntomas de reumatismo.

En climas cálidos, las cebollas se plantan como producto de invierno, y son de gusto y olor más suaves que las cultivadas en verano en regiones más frías. Las variedades amarilla paja y blanca española se cuentan entre los tipos cultivados de sabor más suave.

Las cebollas se obtienen con facilidad a partir de semillas, que se siembran directamente en el terreno o en semillero para obtener bulbos pequeños o bulbillos.

Éstos suelen secarse y suministrarse a los horticultores. La cebolla es tolerante en cuanto a temperatura, y puede plantarse a lo largo de todo el año si el suelo se mantiene rico y húmedo.

Se siembra entre cuatro y seis semanas antes de las últimas heladas de primavera o se planta a finales del verano para cosechar en otoño.

Las plantas se dejan madurar en el campo hasta que la parte aérea empieza a curvarse y se rompe. Entonces se sacan los bulbos y se extienden en el suelo o se cuelgan a secar. Una vez secos, se transportan o almacenan en bolsas de malla para mantenerlos bien aireados y evitar que broten.

Al mismo género pertenecen la cebolleta, el chalote, el cebollino y el puerro silvestre. Ciertas variedades de cebolla blanca se consumen jóvenes, por lo general en forma de cebollitas encurtidas.

Clasificación científica: la cebolla pertenece al género Allium, de la familia de las Liliáceas (Liliaceae) Es la especie Allium cepa; la cebolleta es Allium fistulosum; el chalote, Allium ascalonicum; el cebollino, Allium schoenoprasum, y el puerro silvestre, Allium ampeloprasum.

Artículos similares