Cómo lavar las almohadas para dormir mejor

Las almohadas desempeñan un papel importante en nuestra rutina diaria, pero no siempre reciben el cuidado que necesitan. Las almohadas limpias mejoran tu calidad de sueño, reducen las alergias nocturnas y mejoran tu salud en general.

En Most Dear seleccionamos manualmente todos los productos. Podemos ganar una comisión a través de nuestros enlaces sin coste adicional para ti. Saber más.

Además de lavar regularmente las fundas de las almohadas, las propias almohadas deben lavarse al menos dos veces al año para eliminar la suciedad, la grasa, los ácaros y las bacterias que se acumulan con el tiempo.

¿Se pueden poner las almohadas en la lavadora y secadora?

Por lo general, sí. La mayoría de los tipos de almohadas son lavables a máquina, como las sintéticas, las de plumón e incluso las de plumas. Algunas, como las de espuma viscoelástica, deben lavarse a mano, así que asegúrese de consultar la etiqueta de cuidado de tu almohada para ver las instrucciones de lavado específicas.

Seca bien las almohadas después de lavarlas. De lo contrario, se formará moho. Las almohadas de poliéster pueden secarse con calor moderado en la secadora. Las almohadas de plumas y de plumón también pueden meterse en la secadora, pero con un programa de calor moderado. Además, colocar unas cuantas bolas en la secadora ayuda a mantener el relleno de cada almohada uniformemente distribuido.

Cómo lavar a máquina las almohadas

Lavar y secar las almohadas sintéticas, de plumas y de plumón no es muy diferente de lavar una carga de ropa normal. Sigue estos cuatro pasos para limpiar fácilmente las almohadas con tu lavadora.

Paso 1: Carga dos almohadas en la lavadora

Retira las fundas o cubiertas de las almohadas y carga las almohadas de dos en dos. Dos almohadas ayudan a asegurar que la máquina se mantenga equilibrada durante el lavado, permitiendo que el agua y el detergente fluyan uniformemente. Para lavar las almohadas de plumón, utiliza agua fría con un detergente suave.

Paso 2: Añade una pequeña cantidad de detergente

Demasiado detergente puede provocar un exceso de espuma, así que añade sólo una cucharada. El detergente líquido es mejor porque es menos probable que deje residuos.

Paso 3: Seleccione un ciclo suave

Un ciclo suave ayudará a proteger la estructura de la almohada. El ciclo grueso no es necesario y debe reservarse para lavar otras prendas de cama como los edredones. Selecciona el agua más caliente recomendada en la etiqueta de cuidado para una limpieza más profunda. Si está disponible, selecciona la opción de aclarado extra para asegurarte de que todo el detergente se aclara.

Más información sobre cómo elegir los ciclos de lavado.

Paso 4: Secar con calor bajo o sin calor

Transfiere las almohadas a la secadora lo antes posible. Si tienes, añade bolas de secadora al tambor para ayudar a esponjar las almohadas. Selecciona un ajuste de calor bajo para las almohadas sintéticas y un ajuste de aire sin calor para las almohadas de plumas o plumón.

Si no estás seguro del ciclo de secado que debes utilizar, consulta la etiqueta de cuidado de tu almohada para obtener más información. Por último, asegúrate de que las almohadas estén completamente secas antes de sacarlas para evitar la aparición de moho.

Si no tienes una secadora puedes secarla al aire y con luz del sol, si es posible, para evitar la aparición de moho.

Lavado de almohadas a mano

Si no tienes una lavadora, o simplemente prefiere lavarlas a mano, puedes seguir disfrutando de unas almohadas frescas y limpias con un poco de esfuerzo adicional.

Paso 1: Llena un cubo, una bañera o un fregadero con agua caliente

Asegúrate de que el agua es lo suficientemente profunda como para sumergir la almohada completamente. Añade una cucharada de detergente para ropa y remueve hasta que se disuelva por completo.

Paso 2: Sumergir y masajear suavemente la almohada en agua jabonosa

Retira las cubiertas de la almohada y sumérgela en el agua. Presiona y aprieta la almohada durante unos minutos, o hasta que estés seguro de que el agua jabonosa ha circulado varias veces por cada centímetro de la almohada.

Paso 3: Aclarar y repetir

Mantén la almohada fuera del agua jabonosa y aclárala con agua fría, exprimiéndola a medida que avanzas. Puedes necesitar varios aclarados. Sabrás cuándo debes parar cuando el agua que se exprime sea clara y ya no esté jabonosa.

Paso 4: Secar con una toalla y al aire

Extiende la almohada sobre una toalla. Utiliza una segunda toalla para presionar el exceso de agua de la almohada. Sécala a máquina según las instrucciones de la etiqueta de cuidados, o sécala al aire colgándola al sol, si es posible, para evitar la aparición de moho.

Cómo lavar las almohadas de espuma viscoelástica

Para evitar que la espuma se deshaga, las almohadas de espuma viscoelástica no deben lavarse nunca en la lavadora. Sin embargo, tienen propiedades hipoalergénicas que las hacen menos susceptibles al moho, a los alérgenos y a los ácaros del polvo, por lo que es posible que no tengas que limpiarlas tan a menudo o tan profundamente. Elige uno de estos métodos de limpieza en función del grado de suciedad de tu almohada.

Limpieza rápida

Retira la funda de la almohada. Espolvorea cada lado de la almohada con una generosa cantidad de bicarbonato de sodio, déjala reposar durante 1 hora y límpiala con la aspiradora. Este método ayudará a neutralizar los olores mientras aspiras los ácaros del polvo y la suciedad.

Limpieza ligera

Retira la funda de la almohada. Limpia las manchas con esta solución: dos tazas de agua tibia (400ml) y una cucharadita de detergente para ropa. Utiliza un paño blanco limpio para hacer penetrar la solución en la mancha, desde fuera hacia dentro. Sumerge otro paño en agua limpia y seca la mancha hasta que desaparezca el agua jabonosa. Si es posible, cuélgalo al sol para que se seque al aire.

Limpieza profunda

Retira la funda de la almohada. Llena un cubo, una bañera o un fregadero con agua tibia y mezcla una cucharada de detergente para ropa. Sumerge la almohada y luego retírala, escurriendo suavemente el agua jabonosa (no la escurras). Repite esta operación varias veces y luego aclara la almohada con agua fresca hasta que el agua que salga de la almohada sea transparente. Cuelga la almohada al sol para que se seque al aire libre, si es posible.

Cómo lavar laos cojines decorativos

Lave las almohadas decorativas de la misma manera que las almohadas viscoelásticas. Por lo general, no es conveniente lavar las almohadas decorativas en la lavadora, ya que al hacerlo se pueden romper los bordados, encajes u otros tejidos delicados.

Los mejores productos para limpiar sus almohadas

La mayoría de productos que necesitas para limpiar las almohadas son bastante baratos y comunes. Es posible que ya tengas todo lo necesario, pero si no es así, esto es lo que debes buscar:

Utiliza protectores de almohada para evitar que las chinches, los ácaros y otros alérgenos se instalen en el interior de la almohada. Un juego de dos protectores suele costar entre 20 y 30 dólares. Los protectores de almohada AllerEase son una opción popular. A los críticos les gusta que no sólo protegen contra las bacterias y los alérgenos, sino que también ayudan a mantener las almohadas frescas.

Lave las almohadas en la lavadora con un detergente suave. Para las sintéticas, un producto especial como Miele Down proporciona una limpieza profunda.

Sin embargo, la mayoría de los críticos no tienen problemas para lavar las almohadas de plumas con cualquier detergente tradicional, que debería costar entre 12 y 20 dólares por un paquete de dos. Utiliza un detergente suave, como Charlie’s Soap, para limpiar las almohadas decorativas y las de espuma con memoria. Frote suavemente el detergente en la almohada con un paño húmedo.

Beneficios de lavar las almohadas

Dormir es mucho más activo de lo que la mayoría de la gente cree. A lo largo de la noche, mientras das vueltas en la cama, tu almohada está continuamente expuesta al sudor, la saliva, las células muertas de la piel, el pelo, los productos de belleza y mucho más. Y lo que es peor, como este material es absorbido por la almohada con el tiempo, puede crear un entorno ideal para que prosperen los ácaros del polvo, chinches, bacterias y otros alérgenos.

Lavar las almohadas ayuda a eliminar todos estos residuos no deseados, reduciendo las alergias y minimizando el contacto con cualquier irritante potencial de la piel. Pero ese no es el único beneficio de una almohada limpia. La acumulación cambia la estructura y el peso de una almohada. Lava las almohadas con regularidad para mejorar su capacidad de sostener adecuadamente la cabeza y el cuello.

Artículos similares

Cómo evitar que la ropa negra y oscura destiña

Cómo evitar que la ropa negra y oscura destiña

Lavar la ropa negra y oscura de la forma adecuada te ayudará a mantenerla viva y a proteger la ropa más clara de la transferencia de color. Si quieres mantener tu armario con un aspecto fresco, es importante saber cómo evitar que la ropa negra y oscura se destiña.

Por Dolores Domingo