Cómo lavar una mochila

Las mochilas y los bolsos pueden ensuciarse o mancharse con el paso del tiempo, tanto si se cargan con material escolar, como con equipación de senderismo, o si las utilizas a diario.

En Most Dear seleccionamos de forma independiente todos los productos. Lo que compres a través de nuestros enlaces puede hacernos ganar una comisión sin coste adicional para ti, saber más.

Recomendamos hacer una limpieza a fondo una o dos veces al año, deberás limpiar las manchas, lavar con cuidado según las instrucciones de la etiqueta de cuidado y secar al aire libre. Sigue leyendo para conocer las instrucciones paso a paso sobre cómo lavar una mochila a mano o a máquina.

Cómo lavar una mochila a mano

El lavado a mano es el método más seguro para limpiar las bolsas o mochilas. Algunas mochilas, especialmente las de senderismo, tienen revestimientos protectores que podrían romperse en la lavadora. Si tu mochila es de cuero, tiene ribetes de cuero o tiene adornos como parches de hierro o bordados, es mejor que la laves a mano.

Lo que necesitarás:

  • Jabón o detergente suave (sin perfume ni aditivos)
  • Esponja o paño
  • Cepillo de limpieza de cerdas suaves (o un viejo cepillo de dientes)
  • Toallas viejas

Paso 1: Vaciar la mochila y cepillar la suciedad visible

Abre todos los bolsillos y compartimentos y saca todos los objetos, dejando los bolsillos sin cerrar. Sacude la mochila para eliminar la suciedad o las migas y cepilla la suciedad y la acumulación en el exterior. También puedes utilizar un aspirador a lo largo de las costuras interiores y exteriores. Retira los marcos metálicos y las correas y cinturones de cadera que sean desmontables.

Paso 2: Lee la etiqueta de instrucciones de cuidado

Las etiquetas de cuidados suelen estar en el interior de la mochila. Sigue las instrucciones de limpieza. Si no hay una etiqueta, asegúrate de probar primero el tejido en un lugar menos visible con aproximadamente media cucharadita de detergente para evitar que se decolore o se dañe.

Paso 3: Tratar las manchas

Con una cucharadita de detergente mezclada con agua tibia y un cepillo de cerdas suaves o una esponja, limpia suavemente las manchas visibles.

Paso 4: Lavar suavemente la mochila en agua tibia

Llena un fregadero, un barreño grande o una bañera con agua tibia y una cucharada de detergente suave. Si la mochila se puede sumergir (comprueba la etiqueta de cuidados), colócala directamente en el agua. Frota tanto el interior como el exterior de la mochila con una esponja o paño. Utiliza un cepillo de dientes viejo para frotar las cremalleras y eliminar cualquier acumulación.

Paso 5: Aclarar y secar al aire

Si has sumergido la mochila, escurre el agua jabonosa y cámbiala por agua limpia y fría para aclararla bien. Si sólo has utilizado una esponja o un paño sin sumergirla, empapa la esponja en agua limpia y repasa la mochila para eliminar los restos de detergente. Utiliza una toalla vieja para eliminar suavemente el exceso de humedad y cuelga la mochila para que se seque al aire. Nunca metas una mochila en la secadora, ya que el calor puede dañar el tejido y los accesorios, como los tiradores de las cremalleras.

Consejo de mantenimiento: Si piensas aplicar acabados protectores como sprays impermeabilizantes, asegúrate de esperar a que la mochila esté completamente seca.

Cómo lavar una mochila en la lavadora

Las mochilas escolares y las mochilas de nylon o lona se pueden lavar en la lavadora, pero asegúrate de comprobar primero la etiqueta de cuidados.

Lo que necesitarás:

  • Detergente suave (sin perfume ni aditivos)
  • Esponja o paño y cepillo de limpieza de cerdas suaves (como un cepillo de dientes viejo)
  • Funda de almohada o bolsa para la ropa sucia
  • Toallas viejas

Te puede interesar: Cómo elegir los ajustes y ciclos de la lavadora y secadora

Paso 1: Vaciar la mochila y cepillar la suciedad visible

Abre todos los bolsillos y compartimentos y saca todos los objetos, dejando los bolsillos sin cerrar. Sacude la mochila para eliminar la suciedad o las migas y cepilla la suciedad y la acumulación en el exterior. También puedes utilizar un aspirador a lo largo de las costuras interiores y exteriores. Retira los marcos metálicos y las correas y cinturones de cadera desmontables.

Paso 2: Lee la etiqueta de instrucciones de cuidado

Las etiquetas de cuidados suelen estar en el interior de la mochila. Sigue las instrucciones de limpieza. Si no hay una etiqueta, asegúrate de probar primero el tejido en un lugar menos visible con aproximadamente media cucharadita de detergente para evitar que se decolore o se dañe.

Paso 3: Tratar las manchas

Con una cucharadita de detergente mezclada con agua tibia y un cepillo de cerdas suaves o una esponja, limpia suavemente las manchas visibles.

Paso 4: Lavar a máquina con un ciclo suave

Corta los hilos sueltos alrededor de las cremalleras. Coloca la mochila dentro de una funda de almohada o una bolsa de lavandería para evitar que las correas o las cremalleras se enreden o queden atrapadas dentro de la lavadora. Añade una pequeña cantidad de detergente suave (rellena hasta la primera línea del tapón del detergente) y pon un ciclo suave.

Paso 5: Secado al aire

Una vez finalizado el ciclo de lavado, utiliza una toalla vieja para eliminar suavemente el exceso de humedad y cuelga la bolsa para que se seque al aire. Nunca metas una mochila en la secadora, ya que el calor puede dañar el tejido y los accesorios, como los tiradores de las cremalleras.

Artículos similares