Cómo clasificar y separar la ropa en 4 pasos

Aprende por qué y cómo separar la ropa para lavarla.

En Most Dear seleccionamos de forma independiente todos los productos. Lo que compres a través de nuestros enlaces puede hacernos ganar una comisión sin coste adicional para ti, saber más.

Seguramente hayas oído el dicho de que un calcetín rojo tiñe de rosa una carga de ropa blanca, por eso clasificar la ropa antes de lavarla es un paso importante para el cuidado de tu armario. Sigue esta guía para aprender a separar y organizar la ropa por color, tipo de tejido y demás.

1. Cómo organizar la ropa por colores

Todos sabemos que la clasificación de la ropa empieza por separar la ropa blanca de la oscura. Sin embargo, algunos expertos creen que hay que ir un paso más allá y organizar la ropa por tonos. Empieza por reunir un montón de ropa completamente blanca, sin estampados ni bordados.

El siguiente grupo debe incluye las prendas blancas con estampados o bordados, junto con los tonos amarillos pálidos. Los colores brillantes van en una pila separada: piensa en colores como el rojo, el naranja, el amarillo brillante, el azul claro, el verde, etc.

Por último, echa un vistazo a tu ropa oscura. Aunque es seguro agruparlas todas juntas, puedes separar los morados, azules y otros colores oscuros de los tejidos marrones o negros. Esto puede ayudar a evitar que el tinte marrón o negro oscurezca otros colores.

2. Cómo separar la ropa por tipo de tejido

Además de clasificar la ropa en función del color, también debes saber cómo separar la ropa por tipo de tejido. Esto puede parecer un paso extra, pero en realidad puede ayudar mucho a mantener la ropa en buen estado.

Cuando la ropa se lava, entra en contacto continuamente con otras prendas a lo largo del ciclo de lavado. Los tejidos más pesados son más abrasivos, lo que puede desgastar demasiado la ropa delicada y provocar desgarros u otros daños.

Antes de meter la ropa en la lavadora, comprueba dos veces las etiquetas: aparta las prendas que sólo se pueden lavar a mano o en seco. A partir de ahí, separa la ropa en tejidos resistentes (como la tela vaquera), tejidos de uso diario y prendas delicadas.

Además, considera la posibilidad de lavar los tejidos sintéticos por separado de los naturales para evitar la transferencia de color de unos a otros.

Si vas a lavar ropa nueva, lávala sola durante los primeros ciclos. Las prendas nuevas tienden a desteñir más fácilmente, y no querrás que esa blusa nueva arruine todas las demás.

Para proteger aún más tu ropa, saca todos lo que tengas en los bolsillos, cierra todos los cierres (cremalleras, botones, ganchos, etc.) y pon la ropa del revés.

3. Aparta las prendas más sucias

Ahora que ya sabes cómo organizar la ropa por colores y separar la ropa para lavarla, hay un paso más que dar.

Revisa tu ropa y comprueba si tiene manchas, suciedad o mucha suciedad. Aparta estas prendas y trata previamente las manchas según el tipo de tejido.

Separa por color y tejido, y luego lava estas prendas en un ciclo más largo utilizando una temperatura de agua y un ciclo adecuados para el tipo de tejido. (Por ejemplo, no pongas un top de algodón delicado en un ciclo caliente).

Esto ayuda a evitar que las partículas de suciedad o las manchas se depositen en otras prendas. Una vez finalizado el ciclo de lavado, retira la ropa y comprueba si las manchas han desaparecido. Si no es así, repite el proceso o seca la prenda al aire libre hasta que puedas volver a lavarla.

4. Consejos adicionales

Antes de lavar la ropa nueva o la confeccionada con fibras naturales, siempre es una buena idea comprobar la solidez del color. Mezcla una cucharada de detergente para ropa con una o dos tazas de agua a la temperatura de lavado (fría, templada o caliente). A continuación, sumerge una pequeña esquina de la prenda en el agua. Si el agua adquiere color, la ropa deberá lavarse sola.

Además de la solidez del color, también es una buena idea comprobar si la ropa está dañada. Los ciclos de lavado pueden agravar hilos sueltos, agujeros u otros problemas, así que repara estas prendas antes de limpiarlas.

Artículos similares